Reseña: "El ateniense"

 

El ateniense

Sinopsis

Grecia se precipita hacia una guerra como nunca ha visto ni verá el mundo. La Atenas de Pericles domina los mares, Esparta es invencible en tierra. Y ambas ciudades pugnan por convertirse en la líder indiscutible de la Hélade en un conflicto completamente asimétrico que durará cerca de treinta años y después del cual la Grecia luminosa no será más que un lejano recuerdo. Esta es la historia de uno de los personajes más controvertidos de la antigüedad: Alcibíades, el ateniense. Familiar y protegido de Pericles, discípulo y amigo de Sócrates, omnipresente en la obra de Platón, rival de Nicias, amante de la reina de Esparta. Estratega y demagogo, político y guerrero, traidor y patriota. El más bello de los griegos y el más acaudalado de los atenienses. Cruel en el amor, valiente y decidido en la guerra. Implacable y calculador… Fiel reflejo de una Atenas y de una época que sentó las bases de la sociedad occidental.

Reseña

Había planeado escribirr esta reseña el mes pasado, pero no pude resistirme a hacer la de “La sangre de Baco” en cuanto acabé de leer el libro. En enero, aparte de “Némesis”, “Cosecha roja” y “La voz de la tierra” no leí ningún libro que me gustara demasiado. “La voz de la tierra” es un noir rural y todavía no he completado la reseña de “Cosecha roja”, así que he decidido hablar de este libro, que fue uno de los que más me gustó de diciembre.

Y es que, ¿cómo resistirse a una novela basada en la vida de Alcibíades? Estadista, brillante orador y estratega, conoció a los personajes más ilustres de su tiempo, entre otros Sócrates, Pericles, Aristófanes, incluso al rey espartano Agis II y al sátrapa Tisafernes. Considerado el más bello de los libros y el más acaudalado de los griegos. De él, el autor Christopher Andrew diría en su libro “The Secret World. A History of Intelligence”:

“Acibíades fue probablemente uno de los desertores más versátiles y pintorescos de la historia de los servicios de inteligencia, no impulsado, como los desertores y agentes más exitosos del siglo XX, por el compromiso ideológico, sino por el interés propio.”

A través de 480 páginas, con un ritmo trepidante, Pedro Santamaría nos introduce en la turbulenta Atenas de Pericles. En esta ciudad llena de luces pero también de oradores ávidos de ganarse al demos, se abre paso la figura de Alcibíades, el hijo de Nicias quien a lo largo de toda la novela parece debatirse entre su orgullo, sus ansias de poder y la lealtad a Atenas. Gracias a él y a sus huidas conoceremos lugares tan dispares como la Atenas de Pericles, Esparta, la corte persa y la Atenas del final de la Guerra del Peloponeso.


Alcibíades

Lo que más llama la atención de la obra es que, aunque Alcibíades es el protagonista, narrador nunca le da voz, sus aventuras parecen contadas por las por diversas personas (más o menos ilustres) que se encontraron con el aristócrata ateniense a lo largo de su vida, lo que permite conocer su personalidad desde diferentes perspectivas.

Así asistiremos a los momentos más importantes de su vida, como la muerte de su padre, su vida en casa de su tío Pericles y también al episodio de la mutilación de las hermas (pilares cuadrados o rectangulares sobre los que se colocaba un busto, sobre todo el del dios Hermes, y cuya base se adornaba con un falo erecto) la noche antes de que la flota ateniense partiera hacia Siracusa durante la Guerra del Peloponeso.

También me gustaría destacar el final, que fue uno de los momentos de la novela que más me sorprendió y en el que el autor trata de responder a la pregunta aún abierta de quién acabó con la vida de este aristócrata griego.

Si quieres saber más no solo sobre Alcibíades, sino también sobre la vida cultural griega y persa de la época de Pericles y posterior a él, sin duda esta es tu novela.

Comentarios

Entradas populares